domingo, 28 de octubre de 2012

videos relacionados a las enfermedades de los gatos






enfermedades de los gatos

Es muy fácil de saber cuando los gatos están enfermos pues un gato en óptimas condiciones debe estar con su piel brillante suave y no con tanta muda de cabello, los ojos claros y limpios, el aliento de su boca fresco y por último los oídos limpios. Claro que si tu gato muestra síntomas enfermedades de los gatos como mal aliento, pelaje áspero, alopecia en sectores de su piel, ojos irritados, vomito o diarrea son señales de que las cosas no andan bien.
Enfermedades de los gatos


Enfermedades de los gatos, Lombrices, síntomas: pelo opaco, picor anal, inapetencia, inactividad, diarrea, vómitos, perdida peso, alergias, presencia en las heces. Todos los gusanos que pueden infectar al gato pertenecen a dos grandes grupos: los gusanos planos o tenias y los gusanos redondos.
Enfermedades de los gatos, Cestodos o tenias, puede ser transmitida por medio de las pulgas, ingestión de ratones, heces o tierra. Síntomas: aparición de gusanos planos del tamaño de un “grano de arroz” en las heces. Se transmiten por ingestión de huevos, por la placenta incluso a los gatitos a través de las glándulas mamarias.

Enfermedades de los gatos las Protozoarias

Enfermedades de los gatos, Coccidiosis: Los coccidios son transmitidos por la ingestión de sus huevos, que pueden encontrarse en ratones, pájaros u otras presas ocasionales, y que una vez en el intestino eclosionan. Síntomas: diarrea, hemorragia, anemia, deshidratación, pérdida de peso, vómito, dolor al palpar el estómago. Tratamiento: sulfamidas (sulfametazina, sulfametaxipiridazina), como Poli-cocci y rehidratantes.
Enfermedades de los gatos Toxoplasmosis: infección protozoaria causada por el Toxoplasma gondii, que el gato siempre contrae alguna vez en su vida pero sin consecuencias para su salud. A través de las heces puede transmitirse al hombre, provocando malformaciones en el feto en mujeres embarazadas.

Enfermedades de los gatos Parásitos Externos

Video: Enfermedades de los gatos parasitos
Enfermedades de los gatos, Pulgas: parásitos hematófagos, de 0,5 cm y color rojizo, huésped intermedio de tenias, además de transmitir la anemia infecciosa felina. Síntomas: picazón intensa entorno a los ojos, orejas y ano, calvas en el pelaje. Tratamiento: limpiar el polvo de carbón (sangre chupada) y utilizar productos antiparasitarios externos.
Enfermedades de los gatos, Garrapatas: Fundamentalmente, no suelen afectar a los gatos que no salen de casa se fijan principalmente en las articulaciones de las extremidades, cabeza y partes inferiores . Síntomas: picazón y malestar. Tratamiento: eliminar mecánicamente con éter, alcohol o aceite, y aplicar productos antiparasitarios externos.
Enfermedades de los gatos, Sarna de la Cabeza se manifiestan en la cabeza y zonas donde la piel es más fina y carece de pelo como axilas, ingle, vientre, abdomen, base de la cola y los extremos de las articulaciones. Síntomas: falta de apetito, dermatitis, alopecias, pequeñas costras hemorrágicas, descamación de la piel, olor a grasa rancia, picazón intensa y caspa. Tratamiento: eliminar capa de piel excesiva, baños con jabón a base de azufre y acaricidas externos.
Enfermedades de los gatos, Sarna Otodectica, ácaro del oído que se alimenta de residuos epidérmicos y cerumen. Síntomas: otitis con prurito, costras gruesas de color rojizo marrón mezcladas con el cerumen, movimiento insistente de la cabeza. Tratamiento: limpieza máxima del conducto auditivo y productos otológicos de acción acaricida como Carolan.
Enfermedades de los gatos, Tiña: Infección por hongos se localizan fundamentalmente en hocico, orejas, garras y cola, formando calvas circulares. Síntomas: morderse, rascarse, limpiarse el pelo en exceso calvas de pelo, problemas cutáneos y descamación. Tratamiento: griseofulvina oral u otros antimicóticos.

Enfermedades de los gatos las contagiosas

Enfermedades de los gatos 2
Enfermedades de los gatos, Panleucopenia Felina : Enteritis infecciosa felina. Síntomas: inapetencia, fiebre, vómito espumoso, disentería amarilla-grisáceas, o hemorrágicas, oscuras y con mal olor, dolores abdominales, disminución de leucocitos en sangre. Tratamiento: antiemético, antidiarreico, antibiótico, sol glucosadas y Ringer lacteado.
Enfermedades de los gatos, Calicivirosis, cepa virulenta del resfriado común. Síntomas: fiebre moderada, estornudos, aumento de salivación, úlceras en boca, ampollas en la lengua. Puede llegar a afectar al pulmón. Tratamiento: vacunación, remitir síntomas.
Enfermedades de los gatos, Rinotraqueítis Felina, gripe del gato, causa estragos en cachorros no vacunados. Síntomas: transtornos respiratorios, fiebre, mucosidad, estornudos, conjuntivitis, lagrimeo, tos, ulceraciones en la córnea del ojo.
Enfermedades de los gatos, Clamidiasis, cepas del resfriado común menos virulentas. Síntomas: lagrimeo, inapetencia, fiebre. Tratamiento: vacunar y remitir los síntomas.
Enfermedades de los gatos, Leucemia Felina, la infección se produce por contacto con otros animales portadores de la enfermedad; entre el contagio y la aparición de los síntomas clínicos pueden pasar años. Síntomas: inapetencia, somnolencia, debilidad, anemia, aparición de tumores y enfermedades sanguíneas. Tratamiento: vacunar (en los animales dedicados a la cría no es aconsejable).
Enfermedades de los gatos, Peritonitis Infecciosa, enfermedad viral que afecta sobre todo a los gatos que conviven con un gran número de congéneres. Síntomas: dilatación del abdomen, edema pulmonar y abdominal. Tratamiento: no existe.
Enfermedades de los gatos, la Rabia, enfermedad incurable, mortal y que puede transmitirse al hombre. Síntomas: cambio de carácter, paralización de los músculos de la garganta y carrillos que provoca dificultades para comer, beber y una expresión extraña de la cara, babeo abundante. Tratamiento: vacunar
Enfermedades de los gatos, Tifus , enfermedad viral de carácter muy contagioso y de gran mortalidad sobre todo en gatitos. Síntomas: diarrea, vómitos, fiebre. Tratamiento: vacunación.
Enfermedades de los gatos, Coriza: Síntomas: goteo a nivel de nariz y ojos, estornudos, fiebre y lesiones ulcerativas en la boca, la complicación de la enfermedad puede acarrear la aparición de secreciones purulentas en ojos y nariz, así como pulmones. Tratamiento: vacunar.
Enfermedades de los gatos, Inmunodeficiencia Felina, este virus, es transmitido por mordedura, provoca en el gato un síndrome de inmuno-deficiencia muy similar al del hombre, no siendo transmisible a éste. Tratamiento: no existe.
Enfermedades de los gatos, Anemia Infecciosa FelinaAnemia Infecciosa Felina (aif) y la LEUCOSIS son otras de las enfermedades contagiosas que provocan transtornos en la sangre (falta de hierro y leucocitos respectivamente). Tratamiento: vacunar.

Enfermedades de los gatos enfermedades generales

Enfermedades de los gatos, Abscesos, bultos palpables con pus producidos por la infección de una herida abierta cuando la piel se cierra sobre ella. Síntomas: falta de apetito, cambio de comportamiento, pelo reseco y abierto sin presencia de heridas pero con bulto palpable. Tratamiento: aplicar un paño empapado en agua caliente esta extraerá la pus del acceso y penetrará bajo la piel si se hace una pequeña abertura apretando suavemente. Después de extraer todo el pus posible, lave la región con agua templada y aplique agua oxigenada con un poco de algodón.
Enfermedades de los gatos, Acné localizado entorno a la barbilla y boca pueden deberse a alergias, alimentación o presencia de cuerpos extraños. Síntomas: aparición de granos “de café ”y bultos. Tratamiento: lavar zona afectada con jabón neutro, aclarar y secar bien y frotar la zona con harina de maíz en gatos de pelo claro y con tierra de batán en los de pelo oscuro con el fin de que los granos se sequen antes.
Enfermedades de los gatos, Alergias, los gatos son muy propensos a las alergias, incluso pueden ser alérgicos entre ellos, al polvo, determinados antiparasitarios, perfume, maquillaje, detergentes etc. Síntomas: tos, estornudos, dificultades respiratorias, picazón, lagrimeo. Tratamiento: eliminación de los factores causantes.
Enfermedades de los gatos, Bronconeumonía , inflamación aguda de los bronquios y alveolos pulmonares. Síntomas: tos, fiebre, catarro, emisiones mucopurulentas, estado sensorial alterado, dificultad respiratoria. Tratamiento: antibióticos (penicilinas, tetraciclinas) y sulfamidas junto con mucolíticos y fluidificantes del esputo (acetilcisteína).
Enfermedades de los gatos, Caída del Pelo, si esta se produce fuera de la época de muda puede deberse a una mala alimentación, presencia de parásitos o un ambiente excesivamente caldeado. Síntomas: caída del pelo. Tratamiento: mejorar su alimentación, complementar con vitaminas y uso de antiparasitarios externos.
Enfermedades de los gatos, Cataratas, opacidad del cristalino de causas congénitas, metabólicas o traumáticas. Síntomas: dificultades en la visión. Tratamiento: intervención quirúrgica.
Enfermedades de los gatos, Caspa, el exceso de caspa (un poco forma parte de la muda normal) puede deberse a una dieta deficiente, a una carencia de aceites o algún parásito o enfermedad de la piel. Los gatos castrados (por deficiencia hormonal) y los viejos (de pelo más seco y recio, con piel más escamosa) son más propensos a la caspa. Síntomas: aparición de partículas grisáceas y blanquecinas sobre el pelo, con escamación de la piel. Tratamiento: suplementos alimenticios y baños frecuentes.
Enfermedades de los gatos, Cola Pelada, acumulación de una sustancia marrón producida por la glándula localizada en la parte superior de la cola del gato, cerca de la base. Síntomas: hinchazón, ampollas, enrojecimiento e irritación con alopecia en la zona. Tratamiento: lavar y secar completamente la zona afectada con regularidad y aplicar un bálsamo para la irritación.
Enfermedades de los gatos 3
Enfermedades de los gatos, Cólico, contracción espasmódica de una víscera. Síntomas: ataques repentinos y agudos con dolor, postración, ansiedad y dolor localizado. Tratamiento: antiespasmódicos. Diarrea Síntomas: aumento de la frecuencia de defecación y/o contenido hídrico. Tratamiento: eliminar agente causante, dejar de comer durante 4 días aunque se le ofrecerá agua para evitar deshidratación.
Enfermedades de los gatos, Endometritis, inflamación de la matriz (mucosa del útero) frecuentes en gatas ancianas y en tratamientos abortivos o inhibidores del celo. Síntomas: malestar general, vómitos, anemia, aumento de la temperatura corporal y flujo maloliente que sale por la vulva. Tratamiento: antibióticos inyectables (penicilina, cefalosporina) o intervención quirúrgica.

Enfermedades de los gatos enfermedades respiratorias

Aunque haya vacunado a su gato contra la grave “gripe del gato” sigue estando expuesto a unas 100 formas más de resfriado (incluso la vacuna contra la clamidiasis sólo lo inmuniza frente a 8 o 9 formas de resfriado común). Síntomas: ojos llorosos, estornudos y tos, incluso congestión nasal o de pecho. En casos graves mucosidad densa amarillo-verdosa, con o sin sangre. Tratamiento: antibióticos en jarabe, comprimidos o gotas nasales.

Enfermedades de los gatos enfermedades Oculares

Estas Enfermedades de los gatos, pueden ser de diverso origen: Irritación por pelos en los ojos, conjuntivitis, entropión (párpado dirigido al globo ocular) o falta de higiene. Síntomas: presencia de legañas o lagrimeo excesivo. Tratamiento: limpiar con gasa empapada en suero fisiológico y dar un colirio o antibiótico en gotas cuando proceda.
Enfermedades de los gatos, Estomatitis, inflamación de la mucosa bucal debido a agentes infecciosos, irritantes o traumáticos. Puede atacar a otras zonas como paladar, lengua, encías. El sarro es un factor desencadenante. Síntomas: mal aliento, dificultad de masticación, enrojecimiento difuso de la cavidad oral. Tratamiento: antibióticos e higiene bucal.
Enfermedades de los gatos, Faringitis, inflamación de la mucosa debido a agentes infecciosos, físicos, químicos o traumáticos. Síntomas: dificultad de deglución, ataques de tos, fiebre, cansancio y anorexia. Tratamiento: eliminar agente primario.
Enfermedades de los gatos, Mastitis, inflamación de las glándulas mamarias debidos a agentes bacterianos. La presencia de leche es un factor que predispone a esta enfermedad. Síntomas: fiebre, inapetencia, dolor local en mamas con aumento de temperatura y presencia de tumores. Tratamiento: antibióticos por vía general (penicilina, tetraciclina) con antiinflamatorios y paños fríos.
Enfermedades de los gatos, Piometra, infección uterina por el desarrollo de agentes bacterianos frecuente tanto en gatas con escasos celos o muy separado como en gatas de celos frecuentes. Síntomas: abatimiento, falta de apetito, mucha sed y necesidad de orinar continuada, fiebre, supuración vaginal de color crema, espesa y maloliente, hinchazón del abdomen. Tratamiento: antibióticos o intervención quirúrgica (extirpación ovarios y úteros).
Enfermedades de los gatos, Otitis proceso inflamatorio del conducto auditivo o estructura interna del oído causado por agentes traumáticos, bacterianos, hongos o parásitos. Síntomas: movimiento continuo de las orejas, intenta rascarse, quejarse y mantiene ladeada la cabeza. Tratamiento: productos antibacterianos, parasitarios y antimicóticos de uso local.
Enfermedades de los gatos, Pancreatitis, inflamación del páncreas debido a una mala alimentación, agentes bacterianos o víricos. Síntomas: aullidos escandalosos, vómitos, dolores abdominales, diarrea y síntomas nerviosos. En los casos más graves dificultad digestiva y emisión de heces grasientas y amarillentas. Tratamiento: antibióticos, dieta pobre para no estimular el páncreas y rehidratantes por vía intravenosa.
Enfermedades de los gatos, Pododermatiti, inflamación aguda de los dedos, con aspecto purulento debido a la infección bacteriana de heridas. Puede incluso provocar la necrosis (muerte de tejido) del dedo atacado. Síntomas: dolor local, aumento de volumen y temperatura del punto afectado, con fallos funcionales. Fiebre general, inapetencia. Tratamiento: antibióticos y antiinflamatorios con aplicación de venda protectora.
Enfermedades de los gatos, Septicemia Puerperal, infección bacteriana extendida en el útero después del parto. La no completa expulsión de la placenta en el parto es un factor desencadenante. Síntomas: pérdidas oscuras y malolientes por las vías genitales, fiebre, inapetencia y retiro de la leche de las mamas. Tratamiento: antibióticos por vía general o mediante irrigaciones uterinas, uterotónicos (metilergometrina)
Enfermedades de los gatos, Síndrome Urológico Felino, no es más que la cistitis del gato debida a la formación de cálculos. Síntomas: incontinencia (necesidad frecuente de orinar) con presencia de dolor agudo, incluso con sangre, lamerse la zona urinaria con frecuencia y mucha sed; en los casos de mayor gravedad obstrucción de la uretra y formación de cálculos renales.
Tratamiento: la formación de estos cálculos puede limitarse mediante alimentos que favorezcan una orina ácida desbloquear la uretra, administración de antibióticos, extirpación quirúrgica.
mascotass.com/enfermedades-en-gatos.html

domingo, 16 de septiembre de 2012

CARACTERÍSTICAS



I:_CARÁCTER Y TEMPERAMENTO

El gato es uno de los animales de compañía más común en todo el mundo.
No obstante tenemos la certeza que tanto quienes poseen un felino, o quienes desean uno, y lo quieren como mascota de compañía, están solo parcialmente informados sobre ellos y su forma de vivir con los humanos.
Gozan de una personalidad realmente interesante y su independencia hace que muchos dueños sientan que ellos los abandonan cuando ven llegar la noche, ya que su regalón abandona el hogar y se adentra en los secretos de la ciudad.
Aristocráticos y agudos, cazadores, cariñosos y por sobre todo independientes son algunas de las características de los gatos. Pero no debemos olvidarnos que como en todas las razas hay distintos temperamentos y que entre ellos debemos buscar el que más se acerque a nuestra forma de vivir y ser.
Cuando ya hemos decidido tener una mascota de estas o si es que ya la tiene usted en casa, es importante tener en cuenta un par de consideraciones para relacionarse con estos felinos que tienen personalidades polifacéticas y por supuesto algunas mañas.

La personalidad del gato
El gato es en esencia un animal independiente, curioso, dormilón, de admirable destreza física. Sus características de flexibilidad corporal y resistencia lo convierten en un gimnasta natural capaz de realizar innumerables piruetas, saltos y trepas casi por cualquier parte. Pero, sin duda la principal característica de estos animalitos es su personalidad. Para tratar a un gato se debe poner en su posición, es decir pensar como un gato.
 Él quiere su propio espacio, el cual debe ser respetado para una adecuada convivencia. No debe olvidarse que el gato es un ser independiente, muy distinto a los perros por ejemplo. Sin embargo, ¿Cómo nos ven los gatos?, la respuesta es muy simple, ellos nos ven como si fuéramos su mamá. Puede notarlo cuando él se acerca a usted con la cola tiesa en alto al igual cuando los cachorros corren hacia su madre gata. El reclamará cuando tenga hambre, se sienta incómodo o simplemente requiera su atención tal como lo hizo con su madre cuando era pequeño. En el desarrollo de esta sección iremos dando más información para que la convivencia con su gato sea cada vez más grata y pueda disfrutar a plenitud de esta formidable mascota.

Pero para empezar a conocerlos mejor dividamos su carácter en cuatro tipos:
Los tímidos:
Ellos generalmente se mantienen a distancia por un buen tiempo y en el primer encuentro con usted se retirarán a su rincón para observar desde ese lugar. Los primeros contactos que usted debe establecer con él deben ser muy cautelosos, pero una vez que se rompa el hielo, se transformará en un animal muy apegado a los “suyos”, aunque seguirá desconfiando de quienes no conozca.
Es importante no decepcionarle, ya que será muy difícil obtener su confianza nuevamente. Es bueno mimarlo, tratarlo con cuidado y hacerle cariños con lentitud.

Los extrovertidos:
Estos gatos no tienen una gota de temor frente a la presencia del hombre. Luego de una etapa de retraimiento, se acercará a usted amistosamente y se dejará acariciar. No se asuste si él o ella encuentran el mejor refugio entre sus brazos. Suelen ser activos, curiosos y juguetones con los niños, mientras no le tiren la cola y se le respeten sus largas horas de siesta. Aunque su comportamiento sea abierto, un gato nunca soportará ser atosigado. Recomendamos que sea él quien se acerque voluntariamente a jugar o pedir cariños, ya que con su personalidad no le costará ser indiferente.

Los tranquilos:
Si usted gusta de la calma y el sosiego se sentirá estrechamente unido a este tipo de gatos. Son equilibrados y se llevan muy bien con sus congéneres. Este tipo de mininos se toma su tiempo para relacionarse con el hombre, pero no por temor, sino porque le gusta hacerlo todo con calma y sin apuro. Son compañeros ideales para viajes, pues pueden pasar horas y horas en su cesto sin maullar.
Este tipo de felinos nunca padece de estrés, pues parece no inmutarse con nada, no es retraído, sino que le gusta observar desde su sitio. Si usted aprecia esta diferencia de matices, se dará cuenta a quien tiene al frente.

Los caprichosos:
Sería mejor decir que es un gato sensible y susceptible. Enseguida lo toma todo a mal y su “enojo” puede durar horas. Y mucho cuidado con que alguien quiera quitarle algo que él había visto antes, porque dispone de muchas artimañas para dejar bien en claro quien es el que lleva la batuta. No es un gato para gente ruidosa pues es nervioso y asustadizo. Aunque algunos científicos señalan que los colores podrían determinar el carácter de estos felinos, aun no se ha llegado a una conclusión. La mejor recomendación que le podemos dar es solo observar, para que usted aprenda de él y así el también asimilará las costumbres de su hogar.

Dentro del facto temperamento encontramos todas las características heredables incluyendo su adaptación misma que dependerá  de la edad del gato ya que si es joven tardará poco en adaptarse al cambio de hogar y si va atener hermanos.
Si el gato ya es grande la adaptación es un poco complicada debido a que ya se formó su carácter en el ambiente donde se desarrollaba  y por consiguiente habrá que buscar la forma adecuada de tratarlo. Dentro de esta clase ser dividen en :
Gato Temeroso: ha tenido malas experiencias con el hombre y puede tener miedos que lo obliguen a esconderse constantemente
Gato Difícil: Un gato así suele arañar y morder cuando se le intenta agarrar

II: COMPORTAMIENTO
Otro factor que integra la personalidad es el comportamiento que comprende encuentros con amigos (otros gatos), marcaje, agresividad y supervivencia.
Hace 9000 años, empezó en Oriente Medio la relación entre el hombre y el gato, muy fluctuante, ya que en el antiguo Egipto se le adoró como a un dios y en la Edad Media se le persiguió como a un aliado del demonio.
Y es que hay algo en la personalidad del gato que inquieta a la especie humana, que no acaba de comprender a ese enigmático compañero de ojos intensos, que guarda tanto las distancias...
Los gatos son seres, controlan sus emociones mejor que los humanos, son más ágiles que los perros o que cualquier otro animal doméstico. Autosuficientes, controlados, independientes., fuertes, silenciosos, dotados de una estructura física excepcional, la fortaleza de sus miembros sólo decae con la edad.
Sin embargo, a menudo no lo entendemos y esto se debe a que, a diferencia de los perros, mucho más miméticos, los gatos son muy distintos a sus amos. Por ejemplo, al igual que los seres humanos, los perros son animales gregarios, que dependen de la compañía de los de su especie.
Ambos hemos desarrollado un lenguaje corporal de acogida: los humanos sonreímos y saludamos; los perros se agitan, dejan caer las orejas y mueven la cola. Pero, los gatos tienen un comportamiento distinto, al encontrarse todavía en un proceso evolutivo, desde el estadio de cazadores solitarios al de especie sociable. Se incorporaron a la especie más tarde que cualquier otra especie animal doméstica y de pronto, durante este siglo, se han vuelto populares hasta el punto de que se calcula que en el mundo hay más de 200 millones, lo que los convierte en los felinos más celebres de la historia.
ANGUSTIA DE SEPARACIÓN.
1.- Los gatos al igual que los niños pueden sufrir de angustia al separarse ya sea de su madre o de sus amos.
2.- Cuando te vas de vacaciones.
Si te vas de vacaciones un tiempo corto y no es imprescindible que lleves a tu gato no lo lleves ,los gatos odian los cambios en su rutina ,los confunden ,los estresan e incluso pueden alterar su temperamento hacerlos más agresivos ,o más apáticos ,hasta pueden huir para volver a su casa, que es donde se sienten seguros. Pídele a un amigo ,a tu vecino o algún pariente que te haga el favor de alimentarlo y cambiarle su arena mientras no estás. Si quieres déjale algo grabado para que lo escuche mientras come, una ropa vieja que tenga tu olor para que te sienta cerca aunque no lo estés.
3.- Cuando pasa mucho tiempo solo
Muchos dicen que los gatos son animales independientes y lo son, pero también son animales muy cariñosos que buscan siempre el contacto de la gente ,esto lo puedes notar cuando tu gato es pequeño ,ya que tiene la costumbre de seguirte por toda la casa para que no lo dejes solo o "conversarte" ,cuando estás mucho rato en una actividad y no le haces caso.
Cuando estudias o trabajas y pasas mucho tiempo fuera de casa tu gato puede llegar a extrañarte verdaderamente ,e incluso a deprimirse por tu ausencia ,la solución ideal sería que tuviese un compañero de juegos ,dos gatos se entretienen y se acompañan y se adaptan muy bien a cualquier espacio.
EL RONRONEO
Se pueden reconocer en un gato 16 tipos de vocalizaciones. Con ello el expresa su alegría, pero también su temor o su miedo.
El "hablar" del gato es este ronroneo modificado para hacerlo más fuerte y más mantenido en el tiempo así cada uno va ligado a un sentimiento distinto, hambre, pena, necesidad de afecto, también tiene uno en especial que lo usa a modo de saludo y es para comunicarse contigo. Ciertamente no se sabe que mecanismo fisiológico utilizan para emitir este sonido, es curioso que los gatos puedan maullar y ronronear simultáneamente. Este sonido indica que, por lo general el gato se encuentra relajado y seguro. Pero en ocasiones un gato irritado o con miedo puede ronronear para de esta manera disminuir su nivel de tensión.
EL MAULLIDO
Quizás lo que más distinga al gato de otros animales es su característico miau ,con él ,nuestro gato se comunica expresa emociones estado de animo, predisposición a pelear o ha aparearse. Entre gatos el maullido sirve a la madre para distinguir a sus hijos de los de otra camada y dentro de la misma. La madre enseña el idioma de “la familia" a los miembros así esa camada maullara de una manera determinada y distinta de otras.
El maullido varía de un gato a otro y de una raza a otras ,el siamés por ejemplo se caracteriza por un sonido agudo y penetrante ,en tanto al ragdoll es melódico casi como un canto.
El timbre de voz al igual que en las personas va variando con el paso del tiempo, así los cachorros son agudos y persistentes y en un gato viejo apenas perceptibles.
Es la forma en que también nuestras mascotas se comunican con nosotros:
El miau que dice cuando llegamos a casa, el prolongado que nos hace saber que tiene hambre ,el gato también crea un lenguaje para nosotros. Aunque según el psiquiatra inglés Nicholás  Nicastro (Universidad de Cornell) el maullido sería una forma de “manipular” nuestro comportamiento para conseguir caricias , más comida ,o llamar nuestra atención. Junto a esta opinión esta también doctor Bradshaw ,para él esto no es producto de una evolución histórica ,sino de un comportamiento aprendido de los gatos al convivir con sus amos ,de allí que cada maullido es diferente, al comparar científicamente se descubrió que cada gato maneja una gama de sonidos he intensidades propias y que cada dueño sabe que quieren sus gatos ,porque ellos prueban con diferentes sonidos hasta saber cual es el que más le acomoda con su dueño.


GRUÑIDO O BUFIDO
Los gruñidos son un mecanismo de defensa ante la presencia de un enemigo o de algo que le intimida, si te fijas bien los gatos en general evitan el enfrentamiento cuerpo a cuerpo y pueden llevarse minutos y hasta horas, entre gruñidos y bufidos.
El bufido es el sonido más característico de defensa que acompaña del erizarse de los pelo o engrifamiento con esto el gato visualmente se hace "más grande" ante la presencia de su adversario. Es un sonido amenazador que emite en una situación de miedo o rabia. El aire caliente que expulsa y el olor son tan importantes o más que el propio sonido. Cuando la situación es más tensa el siseo deja paso a un chasquido que produce con la lengua.

Los gatos son antisociales.
Los gatos son animales solitarios por naturaleza, son cazadores innatos y mirado desde este punto vista si podrían parecer antisociales. Son sobrevivientes, un gato abandonado en un bosque tiene más posibilidades de vivir que un perro .
Las relaciones sociales entre gatos se dan en contadas oportunidades, normalmente entre animales que viven juntos o cerca.
Los perros en cambio son más gregarios ,herencia de sus ascendentes salvajes, basta ver en la naturaleza como los lobos cazan en jauría y desarrollan toda su vida en un sistema jerarquizado donde siguen al jefe de la manada, los gatos por el contrario no los hacen y se reúnen más bien para procrear.
Los gatos son animales poco cariñosos.
Los gatos son animales autosuficientes, pero eso no significa que sean incapaces de sostener una relación de afecto con sus “dueños”.
Los que tenemos gatos sabemos lo cariñosos que son ,claro que expresan su amor de un modo distinto a los perros ,porque ya lo dijimos son distintos. Los perros son más efusivos en sus demostraciones de cariño ,ladran corren ,lamen ,el gato por el contrario ronronea y se frota para demostrar su cariño.
Muchos gatitos mueren de pena cuando sus “dueños” se van a estudiar al extranjero o a otras ciudades y algunos cuando su dueño fallece mueren al poco tiempo, si eso no es cariño ,entonces que es?.
Los gatos son traicioneros.
Ese es el principal argumento de la gente que quiso tomar un gato o acariciar un gato extraño y se llevo un arañazo de respuesta. Los perros no hacen eso, obvio porque nadie se va ha acercar a un perro que le esta gruñendo o mostrando los dientes ,sabemos que si el perro mueve la cola va estar feliz de ser acariciado. Si el gato mueve la cola lo que esta diciendo es largo no me fastidies.
Los gatos son animales desconfiados que no aceptan de buenas a primeras que un desconocido se les acerque e invada su territorio, se necesita tiempo y respeto para ganarse a un gato.

ESTA TU GATO ESTRESADO.
Nos ha pasado a casi todos alguna vez ,el cansancio el sueño ,el mal humor y como no tenerlo el trafico es horrible, el profesor te reprueba ,tu novio te deja, tu casero te sube el arriendo ,motivos para estresarse ,sobran pensamos que el estrés es sólo " privilegio" de los seres humanos ,los animales también se estresan aunque lo manifiestan de distintas maneras.
Señales para notar si tu gato esta estresado:
Puede presentar alguno o todos estos comportamientos.
Se ha vuelto repentinamente agresivo ,sin motivo físico (o sea no esta enfermo de nada que pudiese provocar este cambio).
Se orina o marca territorio ,siendo que antes jamás lo hizo y no está en celo.
Se aísla o se esconde debajo de los muebles y no responde cuando tratas de acariciarlo.
Duerme todo el día ,no juega ,se pasa la tarde en su sillón sin hacer nada.
Llora permanentemente y sin motivo aparente.
Que motivos pueden desencadenar el estrés.
Cambios ,los gatos son rutinarios ciento por ciento ,si te fijas bien verás que tus gatos despiertan más o menos a la misma hora, piden su comida a una hora determinada ,si a ti se te olvida a ellos no .Duermen en los mismos sitios ,etc. Cualquier cambio grande de casa ,incluso el orden de los muebles desconcierta a muchos gatos.
La llegada de gente nueva a la casa ,en especial si son bebés ya que ellos de una manera u otra sienten que los bebes de la casa son ellos y que los están desplazando ,porque usualmente toda la atención se concentra en el bebé y no en ellos. La llegada de un gato nuevo que viene a ocupar su plato de comida ,su cama y su territorio y sobre todo tu cariño.
Si tu gato estaba acostumbrado a estar todo el tiempo contigo y ahora por trabajo o estudios se queda casi todo el día solo.Ruidos muy fuertes los alteran ,los gritos de los niños ,la banda de rock de tu vecino ,etc.

LIMPIEZA

Limpio por Naturaleza: El gato es muy meticuloso en su higiene diaria y dedica del orden de 5 a 10 minutos para lavar todo su cuerpo con ayuda de la lengua. Este ritual imita al asea que la madre realiza con sus crías, de hecho, es común ver cómo dos gatos se limpian recíprocamente como demostración de vínculo entre ellos. Cuando un gato no efectúa este ritual de higiene es porque está enfermo o demasiado débil para hacerlo.
Duerme más de 16 horas diarias: El gato pasa la mayor parte del día durmiendo. Se ha observado que las horas de luz la pasa durmiendo, mientras que suele espabilarse a primera hora de la mañana y al atardecer....
No abandona el hogar: El gato es un animal muy territorial que adora el lugar dónde se desenvuelve su vida, porque éste representa su hogar y refugio, si bien es posible que realicen algunas escapadas para cortejar a su pareja, investigar los alrededores o entrar en contacto con otros gatos.

Es de conocimiento general que los gatos tienen esa especial conducta de lamerse y considerando las características de su lengua uno bien podría decir: una importante compulsión a lamerse y peinarse todo el cuerpo a toda hora...
Si pensamos en este acto y lo vemos con una mirada superficial, podemos caer en la liviana conclusión y decir que solamente esta higienizándose. De todas maneras, esto tiene parte de verdad, aunque nadie puede asegurar que tal dedicación tiene como unica finalidad el vanidoso acto de peinado personal.
En realidad, la higiene y el peinado, posibles por la estructura rugosa de su lengua, son consecuencias no descartadas de una tarea mas profunda que tiene que ver con razones de identidad o identificación, de regulación de temperatura y, por último, de incorporación de vitaminas.
Al acariciar a un gato nuestro es probable que se reciba como respuesta una serie de lamidos, rítmicos y obsesivos en las zonas donde se lo haya tocado. Esto significa que el gato tiene la necesidad biológica de defender su identidad y para nada significa una desprecio para con quien le propició la caricia.
Por otro lado, el gato lamerá a su dueño con la intención de quitar el olor a "humano" que llega a desprestigiar la categoría de "gato padre" del mismo.
En otro tema, y tratando de recordar, observaremos que nunca hemos visto un gato transpirado, y esto es así, simple y sencillamente, porque los gatos no transpiran para nada ni jadean con la frecuencia y facilidad con que lo hace el perro.
De esto se desprende que por ejemplo, si nuestro gato juega mucho e intensamente, si tiene una actividad cualquiera que los fuerce a aumentar la temperatura, lo mas probable es que se lama por todo el cuerpo como una forma de, a través de la saliva, mojar el cuerpo y enfriarlo, de la misma forma que nosotros transpiramos o el perro jadea.
 
MARCAJE

Marca de territorio: El gato necesita delimitar su territorio como demostración a otros gatos de que entran en una zona que no es suya. Normalmente, para marcar "su zona", restriega su cuerpo contra los objetos y, en ocasiones, efectúa pequeñas micciones. Tanto los gatos caseros como los que viven en el exterior gustan de delimitar perfectamente su territorio. Han de demostrar quien es el dueño en sus dominios.
Las señales que utilizan pueden ser visuales u olfativas. Por lo general todos los que tenemos gatos hemos visto como alguna silla u otro mueble de madera y en ocasiones sofás o alfombras han sido víctimas de estas prácticas. Sus uñas marcadas en alguna superficie apropiada indican que ese territorio es de su propiedad. Este tipo de marcas  de sus garras no es sólo visual, pues también en sus almohadillas poseen unas glándulas que segregan una sustancia con un olor característico con el que impregnan sus posesiones.
Cuando un gato se frota contra nuestras piernas no es sólo una demostración de cariño o saludo, nos está transfiriendo su olor para indicarnos que también somos de su propiedad.
A uno de mis gatos le encanta que lo coja en los brazos y frotar su cara con la mía, lo que parecen besos es en realidad que quiere que el olor de las glándulas que tiene a  ambos lados de su cara pase a mía. De hecho estoy convencido que si pudieran, todos los gatos en lugar de frotarse contra nuestras piernas lo harían con nuestra cara.
La base de los folículos del pelaje de los gato también segrega una sustancia aceitosa con un olor característico. Pero la forma más evidente y molesta, si es un gato casero, es la que realizan mediante la orina. Si el animal es castrado a tiempo este problema se soluciona  la mayoría de las veces.Es curioso ver a un gato cuando está marcando su territorio, con las orejas plegadas hacia atrás y la mirada perdida parece estar en trance.

AGRESIVIDAD

La mayoría de las veces que vemos un gato con el lomo encorvado, el pelo de su cuerpo y de su rabo erizado y las pupilas dilatadas se trata más de una reacción de miedo que de una actitud agresiva. Está intentando disimular su pánico y la descarga de adrenalina con un lenguaje corporal agresivo. Enseña sus garras y sus dientes, sisea, emite chasquidos para impresionar a su contrincante y se prepara para un posible ataque.
En contra de lo que parece las peleas entre gatos son escasas  y de poca virulencia. Antes de comenzarlas son capaces de estar horas lanzándose sonoros aullidos y gruñidos para intentar hacer desistir a su rival. Además si la pelea llega a producirse el gato que se ve en inferioridad se tumbara panza arriba en actitud de sumisión ante el vencedor y este le respetará por lo que en escasas ocasiones se producen heridas de importancia.
El instinto cazador del gato.
 La prioridad número uno de cualquier especie animal es la obtención de alimentos para su subsistencia, en los carnívoros y especialmente en los felinos que son carnívoros obligados o exclusivos, esta supervivencia está basada en la caza (predación) de presas vivas. Dentro de las 37 especies de felinos existentes, se manifiestan distintas modalidades predadoras; la mayoría utiliza la táctica del acecho, mientras que unos pocos la captura a la carrera; también se diferencian en especies que cazan grandes y pequeñas presas; algunas cazan en la selva, en el bosque o en la sabana y por último hay quienes cazan en distintos momentos del día (nocturno, diurno, crepuscular). El gato doméstico es un cazador nocturno de pequeñas presas.
Los felinos en general son predadores solitarios, lo cual indica que deben poseer una maquinaria altamente eficiente en el arte de capturar y matar a su presa, de lo contrario se vería seriamente afectada su supervivencia y especialmente su segunda prioridad o mandato biológico que es la perpetuación de la especie a través de la reproducción.

Esta condición de carnívoro obligado (basado en su metabolismo) hace que los felinos en sus diferentes especies, se encuentren en cualquier región del mundo al tope de cada sistema o pirámide ecológica; solo podríamos posicionar por encima de ellos al hombre moderno (acompañado de su tecnología).

Debido a esta condición de experto cazador es que el hombre acepta el acercamiento del gato en el antiguo Egipto y por lo mismo es que el felino tolera la presencia humana en beneficio de la gran cantidad de roedores a su disposición en los primitivos graneros de aquel entonces.

 Aptitud predadora.
Según P. Neville, "el cerebro del gato está altamente especializado para permitir que sobreviva como un cazador solitario desde muy temprana edad". En prueba de esto tenemos que el comportamiento predatorio no está acompañado de sonidos o lenguaje corporal que indique un trabajo en equipo, tampoco está relacionado con ningún tipo de emoción o sentimiento, ya que el objetivo es capturar, matar y comer y no puede estar supeditado a algún tipo de comunicación con la presa, y como vuelve a decir Neville, "es inútil que ésta trate de apaciguar al gato".


LENGUAJE
Existen infinidad de gestos, posiciones, sonidos y otras formas de expresión que un gato utiliza para comunicarse con nosotros o que al menos nos sirven para conocer su estado de ánimo, lo que quiere en cada momento o cuales son sus intenciones.
Su "lenguaje" es tan variado y sutil que muchas veces carecemos de la suficiente sensibilidad para comprenderlo.
Debemos fijarnos sobre todo en la posición de sus orejas, en el aspecto de su rabo y en sus pupilas. Sabremos si el animal está relajado, nervioso, asustado, agresivo ... y como comportarnos con él.

III: SOCIABILIDAD
El término social se refiere no sólo a la pertenencia a un grupo o sociedad sino también a la necesidad que tienen sus miembros de interactuar entre sí para sobrevivir en un entorno determinado y a la importante influencia que ejerce el comportamiento de unos sobre los otros. En cambio el término sociable está restringido únicamente a la disposición o inclinación de los individuos hacia otros seres de su misma o de otra especie, aunque no tengan la necesidad de interactuar con ellos para su subsistencia ni que su comportamiento se vea influenciado de manera llamativa por los mismos. De este modo es posible inferir que todos los animales pertenecientes a una especie social son sociables pero que no todos aquellos que son sociables pertenecen a una especie social.
    En lo que respecta al comportamiento social, resulta de utilidad recurrir a un análisis comparativo del comportamiento social de dos especies animales que en la actualidad conviven en estrecho contacto con los seres humanos: los perros y los gatos. Los primeros conforman una especie altamente social en la cual los individuos que conforman un grupo de pertenencia dependen unos de otros, no sólo para lograr la subsistencia sino también para tener una buena calidad de vida. En este caso vale la pena mencionar que un grupo determinado puede estar conformado exclusivamente por congéneres o por un perro y una familia humana. Por el contrario los gatos no dependen unos de los otros para su subsistencia y por lo tanto muchos los consideran una especie asocial. No obstante ello, debido a diversas observaciones realizadas en situaciones en las cuales varios gatos conviven en un mismo hábitat, muchos especialistas consideran a esta especie como parcialmente social.
    Cuando una especie animal se alimenta de lo que caza debe necesariamente utilizar una estrategia que sea eficiente y eficaz para poder lograr su cometido, es decir, atrapar su presa. El gato salvaje africano (Felis libyca), el antecesor del gato doméstico (Felis catus), caza en forma solitaria ya que esto suele traerle buenos resultados tanto si las presas son de menor tamaño que él como, incluso, si son de igual tamaño.

En cambio el cerebro del gato está ampliamente especializado para permitir que los individuos de esta especie sobrevivan como cazadores solitarios desde edad muy temprana.
En cambio cuando uno observa un grupo de gatos que momentáneamente se encuentran reunidos notará fácilmente que se trata de individuos que actúan independientemente los unos de los otros en una situación de tolerancia social. Estos "encuentros de vecinos" suelen producirse en un terreno neutral, con mayor frecuencia al atardecer. En dichas reuniones generalmente se observan gatos de ambos sexos, más o menos próximos los unos a los otros, formando un círculo. Dicha situación puede durar varias horas antes de que los participantes regresen a sus hogares.
    Si bien por lo recién enunciado el gato es considerado un ser individualista e independiente, dichas características pueden variar cuando varios gatos son obligados a convivir en grupo, como sucede en muchos hogares cuyos propietarios deciden tener varios gatos. En estos casos suelen existir interacciones sociales que responden a un esquema de tipo jerárquico.

En general los grupos de gatos están comandados por un jefe que posee autoridad absoluta sobre todos los demás miembros del clan, por lo que se lo denomina déspota. La mencionada autoridad no depende de características físicas sino que se establecen en base al carácter. El gato déspota es absolutamente respetado por todos los integrantes del grupo. Por debajo de éste se encuentran gatos de rango intermedio que no suelen establecer diferencias jerárquicas entre sí. Por tal motivo en la convivencia entre los mismos reina una relación de cordialidad. Finalmente están el o los individuo/s de rango más bajo, los denominados gatos parias. Estos desafortunados individuos suelen ser los gatos más tímidos y usualmente son perseguidos y maltratados por los demás. Tal es así que suele vérselos refugiados en un rincón o encima de un mueble y dilatar las pupilas y gruñir en actitud temerosa ante el acercamiento de otro gato. Los gatos parias viven en una permanente condición de temor ya que habitualmente son el blanco del desahogo de la agresividad de los demás integrantes del grupo.
    En la vida de estos felinos también existen situaciones en las cuales pueden actuar como una especie verdaderamente social, evidenciando no sólo tolerancia sino también ayuda mutua y cooperación. Esto es particularmente así cuando una hembra tiene gatitos. Se ha observado a otras hembras traer comida a la nueva madre y ayudar a criar a los cachorros. Algunas veces, en estas circunstancias, los machos también pueden comportarse en forma cooperativa. No obstante, es necesario aclarar que ninguna de estas actividades suelen ser muy habituales en los miembros esta especie.
    Según lo expuesto es posible concluir que si bien los gatos suelen ser de hábitos independientes y no necesitan de la vida en grupo para su subsistencia, existen determinadas condiciones de vida en las cuales pueden adaptarse a, o incluso necesitar, la convivencia en grupo estableciendo interacciones sociales entre los miembros del mismo. Es por ello que, según las circunstancias, los gatos pueden actuar como una especie asocial, parcialmente social o incluso social.
    En lo que respecta al comportamiento sociable, es decir la sola disposición o inclinación de los gatos hacia otros seres de su misma o de otra especie, este es particularmente elevado no sólo entre congéneres sino especialmente entre los gatos y los seres humanos. La sociabilidad del gato hacia estos últimos tiene su origen en el antecesor del gato doméstico, el ya mencionado gato salvaje africano. Este felino, a diferencia de otras especies de gatos salvajes, evidenció desde su primer contacto con colonias humanas una inclinación para permanecer cerca de las mismas sin reaccionar frente a la presencia del hombre. Esta característica seguramente brindó a estos gatos beneficios acerca de la explotación de las mayores concentraciones de roedores que habitaban alrededor de las granjas. A su vez la proximidad del hombre seguramente provocó una menor densidad de predadores lo que probablemente aumentó las posibilidades de éxito en la procreación y en la supervivencia de los individuos. Esta es la causa más probable para la explicación de porqué los gatos domésticos correctamente sociabilizados con los seres humanos no sólo no huyen de los mismos sino que además buscan su compañía.
    El gato doméstico se habitúa fácil y rápidamente a la presencia humana, aunque conserva un amplio margen de autonomía que le permite establecer sus propias normas de convivencia. Tal es así que usualmente es el gato quien decide la oportunidad del acercamiento, siendo él quien elige buscar o aceptar las caricias, jugar o permanecer a cierta distancia de los miembros de la familia humana. Sin embargo, vale la pena aclarar que con los procesos selectivos que producen la aparición en escena de diferentes razas de gatos el comportamiento social y sociable de los miembros de esta especie está sufriendo algunos cambios que generalmente llevan a aumentar su dependencia con el hombre. No obstante ello, dichos cambios no son suficientes, al menos hasta la actualidad, como para alterar la naturaleza o la intensidad de la mayoría de las respuestas comporta mentales de los gatos.



TIPOS DE GATOS

En los gatos existen una gran variedad de especies.